Para mi padre (Isabel Cañada)

En el árbol muerto

plasmó con tinta

eterna su espíritu.

El tronco pulido

dejará entrever,

tras el viaje

junto a Caronte,

aquello que los labios

ya no podrán contar.

Mas, ¡cuidado!,

pues el alma pura

revelará versos

que la razón no entiende.

 

Con cariño Isabel Cañada.

Obras

 

Todos los derechos

reservados ©