Impávido, imperturbable y denodado es

Impávido, imperturbable y denodado es


¿Tengo que ser Sansón?,

Si no tengo un León

Al que cazar y domesticar.

 

¿Como puedo demostrar

Que con solo tu pensamiento

Dispones sobre mi voluntad

Y pierdo el albedrío?

 

¿Tengo que ser Lancelot?,

Si no tengo caballeros

Que vencer y conquistar.

 

¿Como calmar tu afán?,

Cuando con sinrazón

Envenenas mis sentidos

E hipnotizas mi mente

Para convertir

El guerrero en pelele.

 

¿Tengo que ser soldado?,

Si no hay campos de batalla,

Si no ganaré medallas

Que te pueda ofrecer.

 

Si he perdido las guerras

Que constante en mi provocas,

Y sabes que no es menester.

 

No es necesario amor

Que me estrujes cual fruto,

Al que ya enjuto,

La ultima gota pides.

 

No es necesario que me exijas,

Ya que sin que palabras elijas,

Y solo con el penetrar de tus gemas

Tú a mí ya me ordenas

Y me mandas actuar.

 

Aquí estoy siempre,

¿No es así?.

 

¿Se va la montaña,

Se va el mar o la luna,

Se van los sueños,

Se van la muerte o la vida?

No; son inalterables

como mi “dolor” por ti.

 

                                                                                Juan Fco. Cañada

Obras

 

Todos los derechos

reservados ©