Es mujer

Es mujer

 

Liberados de su verde prisión virginal,

los sedosos pétalos encarnados

se abren al cielo cual opulenta rosa;

es primavera, es mujer;

ahora cualquier hidalgo

puede libar su miel, llevar su polen,

oler su efluvio, prender la ofrenda.

Cualquiera que sea merecedor

de tan preciado tesoro,

cualquiera que no se alíe

con el desprecio o la censura,

cualquiera que sepa ver en ella,

el poder que mueve al mundo.

 

Juan Fco. Cañada

Obras

 

Todos los derechos

reservados ©