En presencia del príncipe

En presencia del príncipe.

 

En presencia del príncipe me sentí pequeño.

¿Sabes que es la seda y el terciopelo?

Mis manos ignorantes provocaron la negativa de gesto.

En la torre más alta, el Sol se pone altanero;

¿Has visto algo más bello?

Mis ojos malheridos sucumben con despecho.

En su mesa puso vino, fresas, miel y cerezos.

¿Has saboreado algo más excelso?

Mi boca, aguada, se ahoga sin remedio.

Puedes marcharte plebeyo.

Cuando te he visto, mi amor,

Ha desaparecido el congojo.

He visto brillar  tus ojos,

He recordado el dulzor de tus besos,

He acariciado tu piel,

He sentido el calor de tu cuerpo.

He comprendido, que soy el agraciado

Súbdito de tu reino.

 

 

                                                                                           Juan Fco. Cañada

 

Obras

 

Todos los derechos

reservados ©